Opt in: qué es y técnicas que funcionan

El acto de opt in radica en que un usuario atraído por nuestro contenido da el consentimiento de recibir información vía correo electrónico. Hoy, lo vemos.

Breve resumen…

El concepto, que traducido del inglés es “apuntarse en algo”, se perfila como un proceso imprescindible en el momento de crear una lista de contactos propia. De hecho, este proceso no solo es importante, sino que se torna imperativo en la mayoría de las situaciones.

En este sentido, este acto reside en pedir el consentimiento voluntario y previo de nuestros destinatarios a recibir nuestras comunicaciones vía e-mail. Esta aceptación ha de ser concedida de forma expresa; por ejemplo, señalando una casilla de verificación como signo de acuerdo.

Opt in: el pilar del marketing de permiso

Seth Godin es el responsable de acuñar el término marketing de permiso. En esencia, el escritor defendía que este se traduce como el privilegio (y no el derecho) de enviar mensajes pertinentes, esperados y personales a quienes de verdad quieren recibirlos.

¿Qué significa esto? Básicamente que un buen profesional del e-mail marketing debe preguntar de forma constante a sus contactos si admiten los mensajes que tiene pensado enviarles.

Esta pregunta se basa en lo que conocemos como opt in activo. ¿Qué consecuencia tiene esto? El futuro contacto tiene que clicar de manera deliberada en la casilla de validación.

Godin no solo advierte sobre la importancia de solicitar y recibir el beneplácito de nuestros contactos, sino también nos señala el peligro de comprar listas de contactos o de correos electrónicos.

El doble opt in: un paso más

Europa acoge una normativa en la que es imperativo legal recibir el beneplácito del cliente. Sin embargo, esto no significa que no podamos ir más allá en nuestro proceso de entrega de contenidos. En este caso, es una apuesta por el doble opt in.

Este proceso es muy sencillo: consiste en preguntarle a nuestros contactos dos veces si están de acuerdo en recibir nuestras notificaciones.

Este proceso implica que se reducirá la tasa de rebote de los correos electrónicos que enviamos. El hecho de tener una base de datos más dilatada no es sinónimo de que nuestro mensaje vayan a recibirlo más personas.

Es preferible que los usuarios a los que se lo enviamos quieran recibirlo y evitar así la caída en la carpeta de spam.

Te proponemos un conjunto de técnicas para hacer efectivo este procedimiento. ¡Atento!

1. Formulario de suscripción

El formulario de suscripción ha de ser simple y en él debe visualizarse notoriamente la casilla que tiene que marcar la persona para aceptar el tratamiento de sus datos. Cuanta mayor claridad haya en el proceso, más opciones tendremos de que finalice la suscripción.

2. Correo electrónico de confirmación

En cuanto al correo electrónico de confirmación que el usuario recibe una vez que ha cumplimentado el paso anterior debe describir claramente para qué se van a emplear sus datos personales, cuántos correos va a recibir y con qué periodicidad. Normalmente este e-mail incluye un enlace para que el usuario confirme todo lo que le hemos hecho saber.

3. Landing page

Es recomendable que crees una landing page o una página en el seno de nuestra web a la cual redirija el enlace que el usuario ha pulsado en el e-mail de confirmación anterior. Podemos enseñarle todas las notificaciones que va a recibir y brindarle la opción de que las active o las desactive en función de si le interesan o no. Esta técnica permite que el receptor tenga un mayor control sobre los correos que recibirá en su bandeja de entrada.

4. Contenido de los correos

Personaliza al máximo el contenido de los correos. Si el receptor percibe que el mensaje que le hemos remitido está destinado a él en especial, existen mayores probabilidades de que continúe interesado en recibir tus comunicaciones. Por el contrario, si percibe que es uno más de una lista de contactos inmensa probablemente no quiera suscribirse. También aconsejamos que sea un correo electrónico muy visual y no muy cargado de contenido.

¿Cuáles son las ventajas del doble opt in?

El doble opt in brinda una serie de ventajas con respecto al opt in sencillo. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Evitas los registros falsos

Evitas los registros falsos: a través del doble proceso de verificación, eludes que terceras personas agreguen la dirección de cualquier otra persona que no esté en absoluto interesada en tu contenido y, probablemente, ignore tus mensajes.

2. Mayor compromiso y participación

Mayor compromiso y participación por parte del usuario: el índice que participación del usuario es más elevado, ya que han tenido que llevar a cabo un proceso de suscripción más extenso. Podrás afirmar con seguridad que estos usuarios realmente están interesados en la información que les envíes y, de esta forma, tu tasa de clics se incrementará.

3. Calidad de la base de datos

Calidad de la base de datos: este proceso garantiza que las direcciones de correo electrónico proporcionadas por el usuario son válidas y reales, ya que tienen que entrar en el propio correo para verificar la dirección. Esto te faculta para trabajar con tu base de datos de forma eficiente y, de este modo, construir una lista con contactos valiosos que de verdad están interesados por tu negocio online.

4. Protección contra el spam

Protección contra el spam: el usuario ratifica su suscripción a tu listado de contactos. Esto implica que tus mensajes no irán a parar a la carpeta de correo no deseado, ya que estás seguro de que quiere recibir tus newsletters.

5. Menos rebote y mayor entrega

Menos rebote y mayor entrega: mejoras la tasa de entrega de tus mensajes, pues habrás verificado las direcciones de tus contactos con carácter previo. La tasa de rebote menguará y obviarás que tus mensajes sean clasificados como spam y se dañe tu reputación.

6. Lazos cercanos con tus contactos

Lazos cercanos con tus contactos: en esta segunda parte del proceso se te brinda la oportunidad de personalizar el correo electrónico que le vas a enviar al usuario con el objetivo de generar más cercanía con tu contacto.

Conclusión

Ahora que ya conoces qué es el opt in y el doble opt in, así como técnicas que perfeccionan estos procesos, podrás comenzar a crear una base de datos sólida. A través de ella, atraerás y mantendrás clientes. Si quieres obtener resultados, no dudes en poner en marcha los métodos que te hemos detallado.

¡Vamos, cuéntaselo a todos!

Deja un comentario