¿Fidelizas? Tienes que leer esto…

Captar y fidelizar es clave para desarrollar tu negocio con naturalidad. En el artículo de hoy lo tratamos al detalle y te damos varios consejos útiles. Vamos allá.

1º Captar

Captar tráfico en internet no es fácil, tráfico de calidad quiero decir. Pero cuando lo empiezas a conseguir lo más importante es saber usarlo. Si tienes experiencia en marketing online ya conocerás técnicas para retener y controlar dicho tráfico pero aún así, siempre tenemos que mejorar lo que hacemos y cómo lo hacemos.

2º Fidelizar

De las cosas más importantes es hacer que un cliente vuelva. Hacer una primera venta es básico para nuestro negocio pero hacer venta recurrente es clave para desarrollar nuestro negocio con éxito. Hoy hablamos sobre los principios básicos que debemos cumplir para que un cliente esté cómodo y nos vuelva a confiar su dinero.

Proporcionar una comunicación real y humana

Una de las principales quejas hacia los servicios de atención al cliente es que muchos de ellos proporcionan respuestas robóticas y carecen de naturalidad. El usuario busca atención personalizada y poder interactuar con la empresa, no con contestadores automáticos.

Muchas empresas se esfuerzan en que sus trabajadores aprendan discursos de memoria, cuando la clave es formar a las personas para que sean dinámicas, cercanas y tengan respuestas para todo tipo de situaciones. Los consumidores quieren respuestas creativas, originales y genuinas.

Un usuario siempre valorará mucho más una persona que le atienda personalmente que la falta de comunicación y de atención. Además, cuando se trata de problemas más complejos de resolver es cuando el cliente valora más un trato personal y cercano.

Cuando hables con los clientes es importante usar su nombre, a la vez que ser educado y natural. Además, la empatía también juegan un papel fundamental en las relaciones humanas y es esencial aplicarla para poder ponerse en el lugar del otro. Es una técnica muy necesaria para lograr una conexión real con los clientes.

No hay que desaprovechar oportunidades, ya que las interacciones permiten fidelizar a los clientes y es importante aprovecharlas al máximo. Conseguir una interacción continua y de calidad va a permitir crear una relación de confianza y que el cliente confíe realmente en lo que puedes ofrecerle.

Por lo tanto, basa tu estrategia de comunicación en proporcionar mensajes de forma constante y fluida, prestando especial atención a lo que quieren los clientes y ofreciéndoles lo que realmente quieren. La conexión real con los consumidores es la que consigue que diferencien una empresa de otra.

Estudiar y conocer a los clientes

Conocerse a uno mismo y, sobre todo, a los clientes a los que hay que llegar, es imprescindible para poder ofrecerles lo que realmente demandan. El proceso de captar clientes y fidelizarlos va relacionado con las ventas y, para ello, es necesario saber con quién estás hablando, lo que desea y cuáles son sus prioridades.

Puedes indagar en los datos personales de los clientes para saber a qué se dedican y conocerlos un poco más de cerca para comprender sus formas de consumir. Una vez que obtengas la información necesaria puedes empezar a plantear estrategias y acciones a nivel de marca para aportarle valor a nivel de contenidos, formaciones, tips, recomendaciones, entre otras.

Los consumidores de hoy en día no buscan únicamente realizar una compra, desean vivir experiencias diferentes y enriquecedoras, y ahí se encuentra el valor diferencial. En estos detalles está el valor añadido que puedes ofrecerle a cada cliente a través de un producto o servicio.

En definitiva, darle una experiencia diferente y un trato personalizado hará que el cliente tenga una buena imagen de marca y pueda llegar a recomendarte entre su círculo de amigos o familiares, para así, poder llegar a más personas y generar más ventas.

Aprovechar cada crítica constructiva para aportar valor y fidelizar clientes

Es importante mejorar y cambiar de actitud como empresa a diario y, para hacerlo, es importante escuchar las críticas constructivas para poder mejorar en ese aspecto. Muchas veces, las críticas son una oportunidad de mejorar y de demostrar que se pueden hacer las cosas bien. Esa es la mejor respuesta y estrategia para captar y fidelizar a más clientes.

Una empresa que escucha, corrige y mejora, demuestra ser una apuesta fiable para muchos consumidores. Además, es mucho mejor que un consumidor se queje abiertamente o mande un mensaje privado, que no que abandone directamente la marca sin dar razones.

Saber la opinión y percepción que tienen los clientes de la empresa es una forma de conocer la imagen real que transmite y es una gran oportunidad para conocer los resultados de las acciones realizadas y el público objetivo.

Una crítica negativa no tiene que ser un fracaso o un comentario sin fundamento hecho para hacer daño, muchas veces son oportunidades de redimirte y de comprender situaciones que habían escapado del alcance de la empresa. Además, detectar pequeñas crisis o errores a tiempo es una manera de evitar grandes crisis a largo plazo y de implementar un plan de mejoras para corregir desviaciones. Es una forma de evitar crisis de reputación que pueden dañar de verdad la imagen de marca y perjudicarla a todos los niveles.

Cuando alguien proteste o reclame, es recomendable escucharla para obtener la máxima información posible del problema para poder lidiar con la situación de la forma más rápida y eficaz posible. La rapidez en esos momentos es muy importante para demostrar que se está implicado en la causa y que se tienen recursos para afrontarla.

Una disculpa a tiempo también es una victoria, ya que mostrar humanidad muchas veces es la forma más efectiva de fidelizar un cliente. Al final, todos cometemos errores y es de valientes admitirlos y saber como solucionarlos a tiempo. Dar las gracias siempre es un punto positivo y compartir experiencias y problemas da una imagen muy cercana de la empresa y ayuda a que el consumidor tenga una opinión muy positiva.

Mantener contacto de forma constante con el público objetivo

La fluidez es una de las claves básicas de las relaciones humanas. Establecer contacto de forma constante y fluida ayuda a crear una relación de confianza y sincera.

Ser rápido e intuitivo es lo que reclaman muchos de los consumidores que consumen servicios a través de su teléfono móvil o de una página web. Para ello, responder con rapidez y de forma creativa es necesario para mantener un contacto regular y de calidad con los clientes.

Es recomendable no dejar que los clientes se alejen demasiado ni que pierdan ese interés en los productos o servicios que ofreces. Es importante mantener a las personas contentas a diario para evitar que la relación se enfríe. También es muy útil pedir feedback constante para que el usuario se sienta partícipe de la marca y sienta que su opinión es importante.

Mantener una relación de forma continuada permite monitorizar y comprender las sensaciones y reacciones de los clientes frente la marca, para poder entender mejor su forma de consumir y relacionarse.

Después de cada contacto o consulta, es esencial hacer un seguimiento de la interacción, ya sea por teléfono, mandando un correo electrónico o usando una red social. También hay que adaptarse al medio más cómodo para el cliente y con el que esté más familiarizado.

Los mensajes amistosos suelen ser muy eficaces, ya que la persona que los recibe se siente bien atendida y recibe ese mensaje como algo muy positivo. Esos son los pequeños gestos diarios que consiguen fidelizar a los clientes y convertirles en parte indispensable de la marca.

El contenido de valor con texto y imágenes de calidad también ayuda a crear relaciones más cercanas, ya sea a través de un email o usando MailChimp,mediante una newsletter. Asimismo, ir informando de las novedades a nivel de productos, servicios, lanzamientos o eventos es una forma de mantener la expectativa y de que los clientes no pierden el interés.

Ganarse la confianza del público objetivo

La confianza es indispensable en las relaciones humanas. Sin confianza no existe una relación sana y cercana y, al final, lo que se pretende conseguir con un contacto a largo plazo es confianza y compromiso. Conseguir la confianza de los clientes es una de las bases del éxito y de una relación fiel a largo plazo.

Un usuario satisfecho vale muchísimo más que tener a muchos que no estén realmente contentos con los productos o servicios, ya que promocionará la marca de forma muy positiva.

Un cliente contento se consigue a base de honestidad, sinceridad y de hacer lo que se le promete. Además, mostrar buenas intenciones y no aprovecharse de ninguna persona, hace que se cree una confianza mutua y que ambas partes salgan ganando.

No siempre se tiene toda la razón, y a veces es importante ser flexible y ceder por el bien de todos.

Centrarse en el inbound marketing

El marketing que se ha hecho toda la vida es el que busca los clientes para poder venderles productos o servicios, pero no es el más efectivo ni recomendable. Un claro ejemplo es el correo no deseado que se manda sin que el cliente lo pida. Ese suele ser uno de los errores más comunes que siguen cometiendo algunas empresas.

El concepto de inbound marketing va más allá y busca captar y fidelizar a los clientes consiguiendo que sean ellos los que se acerquen a la marca por su propio pie. Una de las estrategias para conseguirlo es creando contenido de valor a base de fotos, vídeos e informes que sean favorables para los consumidores y que capten su atención.

Conclusión

Como puedes ver, el marketing es muy complejo y amplio y para conseguir éxito (normalmente) se precisan de una serie de acciones bien medidas y ejecutadas con una pizca de suerte para que todo salga bien. Comienza a cambiar la filosofía de tu negocio y todo irá a mejor. La clave eres tú.

Nos leemos pronto.

¡Vamos, cuéntaselo a todos!

Deja un comentario